El GNL gana terreno: el sector de los cruceros se sube al carro

en Tendencias por

Uno de los problemas más importantes a los que se enfrentan las compañías de cruceros es la contaminación del aire en los puertos. Los cruceros por el Mediterráneo, el Báltico o el Caribe hacen escala en numerosos puntos turísticos, y no es sólo en escalas populares como Venecia donde la población local está preocupada por la contaminación atmosférica de los cruceros amarrados cerca del centro de las ciudades. Las emisiones de SOx, NOx y partículas finas de los barcos son una preocupación creciente, no sólo para los activistas medioambientales.

bildschirmfoto-2017-10-04-um-11-21-18

Una forma de reducir significativamente las emisiones es instalar motores alimentados con GNL, y el primer crucero del mundo alimentado con GNL, el AIDANOVA, de 183.900 toneladas, se está construyendo actualmente en los astilleros Meyer de Papenburg, en el noroeste de Alemania. La sala de máquinas de este crucero se ha terminado recientemente en los astilleros Neptun de Rostock, en la costa báltica alemana. El 26 de septiembre, esta sección del barco, de 120 metros de largo y 42 de ancho, que contiene los cuatro motores Caterpillar MaK alimentados con gas natural licuado, atravesó el Canal de Kiel camino de Papenburg. Fue un viaje complicado. La anchura máxima para los buques que atraviesan el Canal de Kiel es de sólo 32 metros, pero con un permiso especial y menos de 1 metro de margen a cada lado, la sección flotante de la sala de máquinas fue conducida con seguridad a través del Canal por dos remolcadores, el RT PIONEER y el BUGSIER 6. Con la llegada segura de la sala de máquinas a Papenburg se dio otro paso importante hacia la reducción de las emisiones de los cruceros. Está previsto que el AIDANOVA entre en servicio en noviembre de 2018.

21768944_1599893443389322_3192520676288073777_o